Hernia de Disco

La cirugía de hernia de disco mas común se llama discectomía. Se trata de un procedimiento quirúrgico que elimina todo o una parte del disco intervertebral dañado. Si el problema está en el cuello, el procedimiento se hace desde adelante y se lo llama discectomía anterior (descripta con más detalle a continuación). Algunas veces el cirujano puede “crear más espacio” para el disco y el nervio quitando una parte del hueso que cubre al nervio. A esto se lo llama laminectomía.

La Hernia de Disco se produce cuando una parte de un disco intervertebral se desplaza fuera de su lugar, ocupando un lugar que no le corresponde. Este desplazamiento ocurre debido a que, por algún motivo, el disco se ha deteriorado.
Consecuencia de este desplazamiento el disco comprime la médula espinal o alguna raíz nerviosa que sale de la médula espinal. Esta presión puede producir daños neurológicos (en los nervios) y, por tanto, causar dolor.

Síntomas

Una hernia de disco cervical puede provocar dolor en el cuello, que a su vez puede irradiarse al brazo, al hombro o puede provocar entumecimiento u hormigueo en el brazo o en la mano. A veces, el dolor puede ser sordo, constante y difícil de localizar.

Además de este dolor, los síntomas son los siguientes:

  • La primera señal de que el paciente tiene una hernia discal es el dolor en los brazos y en el cuello. Si se produce entumecimiento u hormigueo puede indicar que el problema es más grave.
  • Normalmente, el paciente alega dolor cortante y agudo y, en algunos casos, puede existir un historial anterior de episodios de dolor localizado, presente en la espalda y que puede irradiarse hacia abajo por la pierna.
  • El episodio de dolor puede producirse de repente o anunciarse con una sensación de desgarro o chasquido en la columna.
  • Cuando el dolor empieza lentamente puede empeorar después de que el paciente permanezca mucho tiempo sentado, de pie, por la noche, al estornudar, toser o reírse.La debilidad también es un síntoma común que afecta a la pierna o al brazo y puede hacer que se requiera un exceso de esfuerzo para moverlos.Generalmente, el entumecimiento o debilidad desaparece en un periodo de varias semanas o meses.

Diagnóstico

Tu médico empezará la interpretación de tus síntomas mediante un examen físico completo y te preguntará tu historial médico, incluyendo una revisión de tus síntomas. Él o ella pueden aconsejar una prueba neurológica para comprobar tus reflejos musculares, las sensaciones, y la fuerza muscular.

El médico puede usar otras pruebas para confirmar el diagnóstico y para evaluar mejor el sitio y la extensión de la hernia. Estas pruebas pueden incluir:

  • Rayos-X – Los rayos-X usan pequeñas dosis de radiación para producir imágenes del cuerpo. Se puede hacer un rayo-X de la espina dorsal para descartar otras causas del dolor de la espalda o del cuello.
  • Escáner IRM o TAC – La imagen de resonancia magnética (IRM) y la tomografía actual computarizada (TAC) pueden mostrar un estrechamiento del canal espinal que causa la hernia.
  • Mielograma – Es una inyección de contraste que se da en la espina dorsal seguido de un escáner TAC. Un mielograma puede ayudar a encontrar el lugar exacto y el tamaño de la hernia.
  • EMG – Un electromielograma (EMG) consiste en poner pequeñas agujas en los varios músculos y medir la actividad eléctrica. Se mide la respuesta del músculo, que indica el grado de actividad del nervio. Un EMG puede ayudar a confirmar qué raíz nerviosa o raíces nerviosas han sido afectadas por la hernia discal.